Primer Párroco de La Piedad

primer parrocoDr. D. Agustín Francisco Esquivel y Vargas

 (1714)-(1771)

A mediados de mayo de 1748 llegaba al pueblo de La Piedad el joven sacerdote de 33 años de edad, bachiller don Agustín Francisco Esquivel y Vargas, criollo originario de Salvatierra. Traía el nombramiento de cura beneficiado por su majestad de la recién nombrada parroquia de este pueblo (cuyo primer templo conocemos hoy como La Purísima), del cual toma posesión el 19 de mayo de 19748.

La construcción de la actual Parroquia del Señor de la Piedad se comenzó en 1741. Para 1748, su benefactor, don Pedro Pérez de Tagle, Regidor de la Ciudad de los Ángeles y dueño de las haciendas de Santa Ana Pacueco, la había dejado casi terminada antes de emprender su último viaje a Puebla, donde poco después moriría. Toco a Esquivel y Vargas terminar la espléndida construcción, la cual concluyó en 1750 y la bendijo el jueves Santo de ese mismo año.

Durante 10 años en que Esquivel y Vargas funge como párroco de La Piedad; vivió con modestia, al lado de su madre, hermanas y sobrinas. Ningún miembro de su familia llegó a tener propiedades en este pueblo.

En el mes de febrero de 1751, recibe el título de Doctor en la Real y Pontificia Universidad de México, siendo el primer vecino de La Piedad en recibir un título universitario. Como Comisario del Santo Oficio de la Inquisición en estos Reinos sirvió en La Piedad más para pacificar que para inquietar conciencias.

Pero tal vez la mayor contribución a La Piedad fue darnos el libro fundamental de nuestra historia. “El Fénix del Amor”, que vio la luz en 1764 y donde se consolida la identidad histórica y social piedadense. El Dr. D. Agustín Francisco Esquivel y Vargas merece un sitio de altísimo honor en nuestra historia.